INVESTIGAN PRESENCIA DE NARCOS EN HOMICIDIO DE REPORTERO

Pero descartan que crimen se deba a su trabajo.

Por Vicente Calderón

Tijuana, jueves 17 de agosto de 2017.

 

Las autoridades analizan la posibilidad de que en el homicidio de Luciano Rivera haya un vínculo con la delincuencia organizada.

De acuerdo a versiones extraoficiales un integrante de nivel medio, de uno de los cárteles que disputan el control del trasiego de droga en esta frontera estaba ya en el bar “La Antigua” cuando llegaron 5 sujetos que se ven en el video de seguridad del establecimiento, filtrado por la Procuraduría de justicia a los medios de comunicación.

De esos, uno fue detenido en un taxi, con el arma con la que mataron Luciano Rivera.

Rivera se inició en el periodismo en  Playas de Rosarito en el canal de cable CNR, propiedad de su hermano Mario Rivera y actualmente dirigía la revista Dictamen B.C.

La sospecha es que los jóvenes prófugos, entre los que se encuentra quien disparó el arma homicida, hayan llegado a encontrarse con el integrante de la organización criminal que arribó aparte a la cantina rosaritense.

Según fuentes policíacas que hablaron a condición de no ser identificadas, esta versión no descarta que el asesinato se haya producido cuando Luciano intentó intervenir a favor de las mujeres a las que los sospechosos habían molestado.

Creen que los sujetos se molestaron por la actitud del director de la revista que habría pedido que dejaran en paz a las damas.

Los criminales se habrían puesto de acuerdo para ejecutar el asesinato,cuando Rivera Salgado regresó del baño.

La hipótesis es evaluada por los integrantes del grupo multiagencial que da seguimiento a las investigaciones sobre el crimen ocurrido el 31 de julio en un bar de Rosarito.

A pesar de que los investigadores tienen un detenido y han ubicado al ejecutor material no tienen la orden de aprehensión porque  dicen que cuentan solo con el apodo del victimario.

Esta versión estaría más cerca de la publicada por algunos reporteros que informaron que en base a declaraciones de testigos el homicidio fue un ataque directo, pero sigue apoyando las declaraciones de la autoridad estatal  que no prueba que su actividad profesional de Luciano  haya sido el móvil del homicidio del reportero.

Playas de Rosarito es escenario de una mortal disputa entre células criminales al servicio del cártel de Sinaloa y lo que queda del  cártel Arellano Felix que siguen peleando el control de esta ruta del narcotráfico.

Este año hay un aumento notable de asesinatos.

Autoridades tanto de México como de Estados Unidos han identificado a los hermanos Arzate  García, apodados “El Aquiles”  y “la Rana”, como los personeros del grupo sinaloense en esta frontera y a Antonio Soto Gastelum, alias “el Tigre”.

 

 

 

 

Anuncios