KILLING OF MEXICAN REPORTER PROMPTS PROTESTS

La traducción de este boletín está al final de la versión en inglés.

Washington. D.C. November 4, 2009. Press Release

The Office of the Special Rapporteur for Freedom of Expression of the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) condemns the murder of journalist Jose Bladimir Antuna Garcia, reporter of the newspaper El Tiempo, of Durango, whose body was allegedly found the night of November 2 in Durango, Mexico. Before his assassination, he had repeatedly indicated that he had received death threats, due to his investigations on corruption and organized crime. The Office of the Special Rapporteur calls on the Mexican authorities to investigate this crime and to duly arrest, judge and sanction all those responsible. The Special Rapporteurship also calls on the Mexican authorities to implement adequate mechanisms to protect journalists who are at risk in all its territory, and to adopt effective mechanisms to end impunity in cases of crimes against journalists.

The Office of the Special Rapporteur received information according to which Antuna Garcia was kidnapped the morning of the day he was killed. His body was allegedly found with a message whose contents have not been revealed by the authorities. The information adds that Antuna Garcia, who covered police and judicial news, had said that he had met with Mexican journalist Eliseo Barron, of newspaper La Opinion, shortly before Barron was killed on May 26, 2009 (see Rapporteurship’s Press Release 34/09). The meeting was to exchange information on police corruption and organized crime. Days after the killing of Eliseo Barron, Antuna García allegedly indicated that he had been receiving death threats on his cellular phone and in the news room of El Tiempo. He said the threats were delivered by the criminal organization Los Zetas, linked to the Golfo Cartel. According to the information received, Antuna Garcia’s residence had been attacked with fire arms on April 28, 2009.

At least nine journalists were killed this year in Mexico for reasons related to their professional activity. In the State of Durango were assassinated Antuna Garcia and Eliseo Barron, and also, on May 3, 2009, Carlos Ortega, who also worked for newspaper El Tiempo. Nine journalists were killed and one disappeared in Mexico in 2006; in 2007, three reporters were killed and three disappeared; in 2008, five journalists were killed and one disappeared.

The Office of the Special Rapporteur for Freedom of Expression urges the Mexican authorities to investigate the killing of Antuna Garcia and to ensure that those responsible are duly tried and punished. It also calls on the State to resolutely advance existing investigations into crimes against journalists, and to act as soon as possible to adopt urgent measures to protect persons working with the media, such as strengthening the Office of the Special Prosecutor for Crimes against Journalists, making crimes against journalists federal offenses; and implementing permanent, specialized protection measures to guarantee the life and integrity of journalists who are at risk.

The Office of the Special Rapporteur reminds that Principle 9 of the Declaration of Principles on Freedom of Expression of the IACHR states that «the murder, kidnapping, intimidation of and/or threats against social communicators, as well as the material destruction of communications media, violates the fundamental rights of individuals and strongly restricts freedom of expression. It is the duty of the state to prevent and investigate such occurrences, to punish their perpetrators and to ensure that victims receive due compensation.»

La Comisión Interamericana sobre los derechos humanos requiere la protección de los periodistas en Mexco

Washington. D. C. 4 de noviembre 2009. Comunicado de prensa

La Oficina del Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el asesinato del periodista José Bladimir Antuna García, periodista del diario El Tiempo, de Durango, cuyo cuerpo fue encontrado la noche del 2 de noviembre en Durango, México. Antes de su asesinato, había indicado en repetidas ocasiones que había recibido amenazas de muerte, debido a sus investigaciones sobre la corrupción y la delincuencia organizada. La Oficina del Relator Especial insta a las autoridades mexicanas a investigar este crimen y debidamente detención, juzgar y sancionar a todos los responsables. La Relatoría Especial también pide a las autoridades mexicanas a implementar los mecanismos adecuados para proteger a los periodistas que están en riesgo en todo su territorio, y adoptar mecanismos eficaces para acabar con la impunidad en casos de crímenes contra periodistas.

La Oficina de la Relatora Especial recibió información según la cual Antuña García fue secuestrado la mañana del día que fue asesinado. Su cuerpo fue encontrado con un mensaje cuyo contenido no ha sido revelado por las autoridades. La información añade que Antuna García, quien cubrió la policía y de las noticias judiciales, dijo que se había reunido con el periodista mexicano Eliseo Barrón, del periódico La Opinión, poco antes de Barron fue asesinado el 26 de mayo de 2009 (véase comunicado de prensa Relatoría 34/09) . La reunión fue intercambiar información sobre la corrupción policial y la delincuencia organizada. Días después de la muerte de Eliseo Barrón, Antuña García habría indicado que había estado recibiendo amenazas de muerte en su teléfono celular y en la sala de noticias de El Tiempo. Dijo que las amenazas fueron enviadas por la organización criminal de Los Zetas, vinculado al Cartel del Golfo. Según la información recibida, la residencia Antuña García había sido atacado con armas de fuego el 28 de abril de 2009.

Al menos nueve periodistas fueron asesinados este año en México por motivos relacionados con su actividad profesional. En el Estado de Durango, fueron asesinados Antuña García y Eliseo Barrón, y también, el 3 de mayo de 2009, Carlos Ortega, quien también trabajó para el diario El Tiempo. Nueve periodistas fueron asesinados y un desaparecido en México en 2006, y en 2007, tres periodistas fueron asesinados y tres desaparecidos, en 2008, fueron asesinados cinco periodistas y un desaparecido.

La Oficina del Relator Especial para la Libertad de Expresión insta a las autoridades mexicanas a investigar el asesinato de García y Antuña para asegurar que los responsables sean debidamente juzgados y castigados. También pide al Estado que decididamente avance de las investigaciones existentes sobre los crímenes contra periodistas, y de actuar tan pronto como sea posible adoptar medidas urgentes para proteger a las personas que trabajan con los medios de comunicación, tales como el fortalecimiento de la Oficina del Fiscal Especial para Delitos contra Periodistas, lo que hace los crímenes contra periodistas delitos federales, y la aplicación de medidas permanentes y especializados de protección para garantizar la vida y la integridad de los periodistas que están en riesgo.

La Oficina del Relator Especial recuerda que los medios Principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH afirma que «el asesinato, secuestro, intimidación y / o amenazas contra los comunicadores sociales, así como la destrucción material de comunicaciones, viola los derechos fundamentales de las personas y restringe severamente la libertad de expresión. Es el deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada «.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: