EL AGUA, PARTE DEL PROBLEMA PERO TAMBIÉN DE LA SOLUCIÓN

Ante el cambio climático.

 

Por Noticias ONU.

Nueva York, domingo 22 de marzo de 2020.

 

Aunque el coronavirus COVID-19 copa estas últimas semanas la actualidad mediática, no debemos olvidarnos de una de las mayores amenazas que pende sobre la humanidad: los efectos del cambio climático en el planeta, recuerda la ONU en un nuevo informe dedicado a uno de sus aspectos menos abordado en los tratados internacionales: el agua.

En conmemoración del Día Mundial del Agua, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura ha lanzado este domingo un informe donde se advierte que las alteraciones climáticas afectarán a la disponibilidad, calidad y cantidad de agua necesaria para las necesidades humanas básicas, socavando así el derecho básico al uso del agua potable y al saneamiento para miles de millones de personas.

El estudio destaca que en la actualidad unos 2200 millones de personas carecen de agua potable y 4200 millones, el 55% de la población mundial, carecen de un sistema de saneamiento adecuado.

Este panorama dificulta, por ejemplo, el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible número seis de los 17 que componen la Agenda 2030 y que busca garantizar el acceso universal al agua potable a un precio asequible en el año 2030, lo cual pone en riesgo la consecución de casi la totalidad de ellos.

Efectos devastadores en los recursos hídricos

Según los datos de la UNESCO, el consumo de agua se ha multiplicado por seis en el último siglo y crece a un ritmo de un 1% anual. Además, considera que el cambio climático se manifiesta en el aumento de la frecuencia e intensidad de fenómenos extremos tales como las tormentas, las inundaciones y sequías o las olas de calor que agravarán la situación de los países que actualmente sufren ‘estrés hídrico’ y generará problemas similares en áreas que no se han visto gravemente afectadas.

Además, el informe destaca el hecho de que la mala gestión del agua tiende a exacerbar los impactos del cambio climático, no sólo de los recursos hídricos, sino de la sociedad en su conjunto.

“Gran parte del impacto del cambio climático en los recursos hídricos tendrá lugar en los trópicos, donde se encuentran la mayoría de los países en desarrollo, con consecuencias potencialmente deastadoras para los pequeños Estados insulares, algunos de los cuales podrían ser borrados del mapa”, destaca la UNESCO.

PMA/Georgina Goodwin
Un proyecto de distribución de agua a los desplazados en el campamento de Dolow en Somalia. La OIM, el PMA y otras agencias cubren las necesidades más urgentes de estas personas gracias a los recursos del CERF.

Soluciones al desafío climático: atenuación y mitigación

Frente a las amenazas, el informe destaca dos estrategias complementarias a para dirigir y disminuir los riesgos del cambio climático: la adaptación y la mitigación.

La adaptación incluye, según el informe “una combinación de opciones naturales, de ingeniería y tecnológicas, así como medidas sociales e institucionales para contener el daño o explotar las oportunidades beneficiosas del cambio climático. Existen opciones de adaptación en todos los sectores relacionados con el agua y deberían estudiarse y aplicarse siempre que sea posible”.

Por su parte, el estudio destaca que la mitigación implica “actuaciones humanas para reducir las fuentes o mejorar los sumideros de gases de efecto invernadero. Pese a que también existan opciones de mitigación en cada uno de los sectores relacionados con el agua, la mayoría no se reconocen”.

Hay que conseguir la mejora del tratamiento de las aguas residuales

El tratamiento de aguas residuales también contribuye al cambio climático, ya que genera gases de efecto invernadero que representan entre un 3% y un 7% de todas las emisiones contaminantes. Además, se estima que, entre el 80% y el 90 % de éstas se liberan al medio ambiente sin ningún tipo de tratamiento.

La UNESCO indica que para producir una gestión óptima de los recursos hídricos se debe invertir en técnicas de tratamiento modernas que permitan la extracción de metano, un poderoso gas de efecto invernadero que se encuentra en las aguas residuales no tratadas, de materia orgánica y posteriormente utilizar este biogás para generar la energía necesaria para ejecutar el proceso de tratamiento.

Esta ténica ya se usa como en países con escasez de agua como Jordania, México, Perú y Tailandia donde se ha conseguido reducir las emisiones contaminantes en miles de toneladas de CO2,, al tiempo que se logró importantes ahorros económicos para las arcas públicas y una mejora en la calidad de servicio.

Otros ejemplos innovadores para mejorar los recursos hídricos mencionados en el informe son la captura de agua de la niebla, la protección de los humedales o técnicas como la “agricultua de conservación” que permite preservar la estructura del suelo, la materia orgánica y la humedad pese a la disminución de las precipitaciones. También se apunta la posibilidad de “reutilizar” aguas residuales parcialmente tratadas para su uso agrícola e industrial.

Financiación para los recursos hídricos

Pese a reconocerse la necesidad de combatir el cambio climático mediante una mejor gestión del ciclo del agua, no se está traduciendo en la realidad ni en una adecuada financiación de los recursos hídricos.

“La palabra ‘agua’ rara vez aparece en los acuerdos climáticos internacionales“, indica la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay.

Las contribuciones determinadas a nivel nacional* que presentan los Estados en virtud del Acuerdo de París son de carácter general y no proponen planes específicos para el agua. Si bien la mayoría de los países reconocen el agua en su “cartera de acciones”, pocos calculan realmente los costos de estas acciones y aún menos presentaron proyectos específicos.

Los autores del informe señalan que la gestión de los recursos hídricos y los servicios de abastecimiento y saneamiento de agua “carecen de fondos suficientes y requieren una mayor atención de los Estados”.

Además, argumentan que cada vez hay más oportunidades “de integrar de forma sistemática la adaptación y la planificación de la mitigación en las inversiones relacionadas con el agua, con el fin de hacerlas más atractivas para los donantes“.

Valga como ejemplo un proyecto del Fondo Verde para el Clima en Sri Lanka que busca mejorar los sistemas de riego en las comunidades vulnerables de las aldeas y promover prácticas agrícolas “climáticamente inteligentes” en tres cuencas fluviales, ofreciendo tanto beneficios de adaptación climática como de mitigación, al tiempo que se conserva el agua y se protegen las fuentes de agua potable.

El agua y el cambio climático pueden proporcionar diversas iniciativas de las que resulten en beneficios para la comunidad como la creación de empleo, el desarrollo de la salud pública, la reducción de la pobreza, fomentar la igualdad de género, entre otros aspectos.

Así, el informe concluye que adoptar medidas conjuntas de adaptación y mitigación es una situación en la que todo el mundo salga ganador. Benefician de forma clara la gestión sostenible de los recursos hídricos y el derecho humano al agua potable y al saneamiento.

Al mismo tiempo, tratan de forma específica las causas y consecuencias del cambio climático, incluida la respuesta a los fenómenos meteorológicos extremos y contribuyen a la consecución de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Innovación tecnológica

El estudio resalta que los principales retos en cuanto a innovación tecnológica, gestión del conocimiento investigación y desarrollos son “promover la creación de nuevas herramientas y enfoques por medio de la investigación avanzada y el desarrollo, y en el mismo orden de importancia, acelerar la implantación del conocimiento y la tecnología existentes en todos los países y regiones”.

Sin embargo, aclara que estas acciones solo conseguirán el resultado esperado si van acompañadas de concienciación, así como de programas de desarrollo educativo y de capacitación.

UN News/Daniela Gross
En un año de sequía, glaciares que se derriten pueden significar hasta un 91% de la reserva de agua en ciudades como Huaraz, en Perú.

Panorama en América Latina y el Caribe

La región se ve gravemente afectada por la variabilidad climática y los fenómenos atmosféricos extremos y se prevé que continuarán produciéndose los cambios observados en el flujo fluvial y la disponibilidad de agua, afectando a las regiones vulnerables tanto en América Central como del Sur.

“La rápida urbanización, el desarrollo económico y la desigualdad son algunas de las principales causas socioeconómicas de la presión que soportan los sistemas hídricos, a las que se suman las repercusiones del cambio climático. La pobreza es una constante en la mayoría de los países y acrecienta la vulnerabilidad al cambio climático. La desigualdad económica también se traduce en desigualdad de acceso al agua y al saneamiento y viceversa. El riesgo creciente de contraer enfermedades transmitidas por el agua afecta más a los pobres. La vulnerabilidad también es alta en las zonas rurales, los factores climáticos limitan las opciones económicas y provocan el éxodo rural”, afirma el estudio.

A esta problemática situación se le ha de añadir el hecho de que “las estrategias de desarrollo casi no mencionen explícitamente los problemas transfronterizos del agua en relación con el clima nos indica que todavía existen grandes barreras para la cooperación en torno a las aguas transfronterizas en América Latina y el Caribe”.

Guterres: Hay que mejorar la eficiencia del uso del agua

El Secretario General de la ONU se sumó a la celebración del Día Mundial del Agua y en su mensaje por la efeméride destacó que el binomio calentamiento global-uso insostenible de los recursos hídricos crearán “una competencia sin precedentes” que causará el desplazamiento de millones de individuos.

António Guterres dijo que esta situación causará efectos negativos en la salud y la productividad y servirá para aumentar amenazas como la inestabilidad y los conflictos.

La solución es clara. Debemos aumentar con urgencia las inversiones en cuencas hidrográficas e infraestructuras hídricas sanas y mejorar drásticamente la eficiencia en el uso del agua. Debemos prever los riesgos climáticos en todos los niveles de la gestión del agua y responder a ellos de manera acorde”, explicó.

Al mismo tiempo, Guterres destacó la urgencia de aumentar los esfuerzos para reforzar la resiliencia y la adaptación de todas las personas afectadas por las alteraciones climáticas.

“Y, sobre todo, debemos aprovechar este año y la COP26 de Glasgow a fin de controlar la curva de emisiones y crear una base segura para la sostenibilidad del agua”, finalizó el Secretario General.

*Las contribuciones determinadas a nivel nacional son las metas a las que se comprometen los países para el cumplimiento del Acuerdo de París