ABREN CENTRO PARA MIGRANTES CUANDO YA PASÓ LA CONTINGENCIA

Por Vicente Calderón.

Tijuana, jueves 12 de diciembre de 2019.

 

6 meses después de que lo prometiera, el gobierno mexicano abrió un lugar para albergar a los centroamericanos que son regresados a Tijuana tras de solicitar asilo en Estados Unidos.

Se trata de una nave industrial ubicada en la falda de un cerro en el fraccionamiento Presidentes en el este de Tijuana.
“Reitero que este no es un albergue, este es un Centro Integrador que busca colocar laboralmente a los migrantes y con ello tengan una aportación a la vida económica de la ciudad, a la vida económica del estado y evidentemente a la vida económica de nuestro país”, dijo durante la inauguración oficial Héctor Duarte, Subsecretario de la Secretaría del Trabajo del gobierno federal.
Pero el llamado Centro integral del migrante ha sido criticado porque solo servirá para los centroamericanos que ya tengan cita de las autoridades norteamericanas.
CIfras de la autoridad migratoria mexicana indican que han regresado por Tijuana unas 11 mil personas como parte del programa «Remain in Mexico» nombrado oficialmente con el eufemismo de «Protocolos de protección al migrante» por el gobierno norteamericano.
Sin embargo hay cientos o tal vez miles de personas que llegaron a la frontera buscando asilo, pero solo han podido apuntarse en una lista donde les dan un número y una fecha tentativa para poder hacer su solicitud.
Muchos tienen que esperar meses a que llegue su turno y que agentes de migración mexicana que se coordinan con los oficiales norteamericanos les permitan presentarse en los puertos de entrada.
Duarte respondió que no es suficiente estar en la lista para ser aceptados en el nuevo centro denominado «Carmen Serdan»
Tampoco podrán usarlo los mexicanos desplazados por la violencia que llegan a esta frontera buscando refugio en la Unión americana.
El centro fue el compromiso hecho por el gobierno de López Obrador para evitar la imposiciòn de aranceles a los productos mexicanos pero tampoco recibirà a sus paisanos deportados.
Anunciaron su apertura una y otra vez cuando todavía seguían llegando centroamericanos. Ahora ya está en funcionamiento pero el número solicitantes de asilo se ha reducido mucho.
«Vemos positivo el que estén poniendo un albergue para que atiendan a esta comunidad que está en retorno» dijo José María García Lara, director de la Alianza migrante.
Pero comentó que cuando ocurrió el flujo más grande de solicitantes de asilo fueron las organizaciones sociales y las iglesias las que los atendieron.  Y prácticamente lo hicieron sin ayuda del gobierno.
» Lo están haciendo hasta que ya pasó – podríamos decir – la contingencia» agregó García Lara quien también dirige el albergue Juventud 2000.
El Centro integral -según sus responsables- puede recibir hasta 3 mil personas pero en la primera semana solo tiene 12 personas,  alrededor de la mitad son menores de edad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: