ALBERGUES EN ALERTA ANTE LA CAMINATA QUE PARTIÓ DE HONDURAS

Cientos de centroamericanos cruzaron a Guatemala con rumbo a Estados Unidos, vía México.

 

Por Vicente Calderón

Tijuana, miércoles 17 de octubre de 2018.

 

El anuncio de una oleada masiva de migrantes rumbo a Estados Unidos provocó la alerta de los defensores de derechos humanos en la frontera norte de México.
“Se complicaría porque los albergues ya están llenos” dice José María García, director del refugio para migrantes Juventud 2000 e integrante de la Alianza Migrante de Tijuana.
 Y es que son los grupos comunitarios como el que preside José María García los que dan la mano a los migrantes que van al norte o a los deportados que son expulsados de la tierra de Trump.
Generalmente llegan solos o en pequeños grupos pero el flujo es constante.

En Tijuana, hay cientos que esperan una cita con las autoridades norteamericanas en el puerto de San Diego, California
Sonia Valdovinos, fue desplazada de su natal Michoacán.
“Hay mucha delincuencia por todas partes ” dijo.
Sonia y su familia llegaron hace casi un mes de ese estado mexicano.
Huyeron de la violencia y tiene la esperanza de refugiarse en Estados Unidos porque ya se apuntó en la lista de espera.
“Nos toca el 915 a lo mejor, a  como van los números a lo mejor para el sábado o el domingo” dijo Valdovinos sobre el tiempo que aún tendrá que esperar para exponer su caso.

Aquí llega gente prácticamente de todo el mundo, rusos, africanos, haitianos. O cubanos como Daniel Martínez.

“Vine en lancha. Fue una travesía dura, de trece dias”.
Eso, para llegar a Honduras, de ahí siguió por tierra hasta acá,
porque dice que la situación política y económica lo obligaron a abandonar su isla.
“Soy defensor del pueblo allá en mi país Soy perseguido politico” enfatiza Daniel Martínez.
Muchos se quedarán en México o probablemente en esta frontera si Estados Unidos los rechaza.
El gobierno mexicano recién festejó el aniversario del Instituto Nacional de migración, con una feria de servicios en la garita de El Chaparral,
Pero generalmente termina pidiendo ayuda en las organizaciones civiles para atender a estos viajeros.
Edgar González, delegado del Instituto nacional de Migración en Baja California dice que en esta ocasión están mejor preparados que cuando llegaron miles de haitianos hace un par de años.
Pero acepta que tendrá que pedir la ayuda de los activistas y otros grupos.
“Pueden salir de control pero buscando coordinación con todos creemos superarlas yo creo que estando de la mano con todo con sociedad civil asociaciones empresarios, autoridades” afirma Gonzélez.
Los albergues demandan que el gobierno asuma su responsabilidad ante la oleada migratoria, que no cesa.
El gobierno federal tiene que aportar recursos” ( )  “Si dejas entrar a tanta comunidad tiene que prever qué va a suceder en los albergues o en las zonas fronterizas a donde decida esta comunidad acercarse” comenta García, el director del alberque Juventud 2000.
Aún no hay certeza de que la caravana que salió de Honduras llegue hasta Tijuana para pedir asilo en Estado Unidos.
Pero la expectativa de los activistas pro inmigrantes  se debe a que muchos prefieren seguir esta ruta, que aunque es más larga, la consideran menos peligrosa.
Anuncios