EXPEDIENTE CONFIDENCIAL

Arde el PRI.
Por Gerardo Fragoso M.
 
 
La terquedad de David Ruvalcaba Flores, así como su enfermiza ambición, tienen ardiendo al PRI en Baja California.
 
Pese a que su periodo como dirigente ya concluyó y que los resultados obtenidos no lo avalan, Ruvalcaba se aferra a permanecer como presidente del Comité Directivo Estatal tricolor hasta 2019, cargo del cual pretende ‘chapulinear’ a una diputación local plurinominal, siendo colocado como el número 1 en la lista de representación proporcional.
 
La apuesta de Ruvalcaba no tiene pierde. Fuentes revelaron a este columnista cuál es el plan: El pacto que David teje con el gobierno estatal es que, a cambio de que sus candidatos, estructura y movilización estén alineados con el PAN, el gobierno estatal le ayudaría a conseguir el 12% de los votos, suficientes para que entren dos ‘pluris’, que serían el propio Ruvalcaba, por lista, y Alejandro Arregui Ibarra, como “mejor perdedor”.
 
Y es que el plan de Ruvalcaba incluye negarles la reelección a los diputados locales priistas Marco Antonio Corona Bolaños Cacho y Bernardo Padilla Muñoz, en represalia por no obedecer su dictadura. Hay que precisar que Corona y Padilla aún pueden ser postulados por PVEM o PT.
 
Cuando hablamos de estructura, nos referimos a que, según las mismas fuentes, Ruvalcaba prometió que sus representantes en el consejo general electoral y los órganos distritales, se alinearán con el gobierno estatal, cuando se ponga en marcha el fraude que se planea en 2019, mismo que, a diferencia de 2016, tendría su epicentro en las zonas rurales de Tecate y todo el municipio de Mexicali.
 
Dicho plan es urgente para el phankismo, según dichas fuentes, que incluyen a un funcionario de la administración estatal. La razón es que el grupo está aterrado ante la posibilidad de que Adela Navarro Bello sea gobernadora y reviva el caso de Héctor Félix Miranda.
 
Ante esos aviesos planes, Corona salió, la mañana de ayer, a manifestar su postura, externando que Ruvalcaba ejecutó una “intromisión amoral” en el grupo parlamentario priista en el Congreso del Estado, para derrocarlo de la coordinación.
“No lo reconozco (como presidente a Ruvalcaba) y así se lo hice saber”, agregó.
Criticó que Ruvalcaba busque ser el 1 en la lista priista de ‘pluris’ y pidió que este sea para una mujer.
Dijo que ya no peleará por la coordinación, indicando que no iba a permitir que Ruvalcaba dividiera a la fracción parlamentaria tricolor, utilizándolo como manzana de la discordia, aunque precisó: “Creo yo que la manera de caminar tiene que ser a través de la unanimidad, no únicamente de tres compañeros diputados”. Esa declaración alborotó a los reporteros, quienes le pidieron nombre de esos tres diputados priistas. Elegante y para llevar la fiesta en paz, Corona omitió expresarlos. Pero nosotros sabemos que son Arregui, su ujier y nuevo coordinador Édgar Benjamín Gómez Macías, así como Blanca Patricia Ríos, quienes aplaudieron el ‘pinochetazo’.
Más tarde, en un comunicado, Corona, otra vez con elegancia, dijo elocuentes palabras: “En el PRI siempre hemos transitado por el camino del acuerdo y el respeto, alejándonos de prácticas estalinistas, que jamás han sido propias de quienes creemos en el ideario tricolor. Y si alguien olvida los preceptos que nos dan certeza, el partido siempre estará por encima de quienes extravíen los principios”.
Por su lado, Bernardo Padilla Muñoz, también diputado local priista y quien se opuso al golpe contra Corona, fue contundente, al decir que Ruvalcaba “está abrazado al gobierno estatal”.
“Yo tengo las últimas 50 notas de David Ruvalcaba, las revisé y se las voy a entregar al Comité Ejecutivo Nacional. En esas 50 notas, no hizo una sola crítica al gobierno estatal”, señaló.
Dijo que, en la reunión que los diputados locales priistas sostuvieron con Ruvalcaba, el pasado 6 de septiembre, el aún dirigente priista aceptó que “se sentó con Francisco Rueda, el secretario general de Gobierno, para acordar y negociar sobre el proceso (electoral) de 2019”.
Informó que Ruvalcaba fue a la Ciudad de México, para solicitar que le den el número 1 de la lista de candidatos ‘pluris’. “Está obsesionado”, sentenció.
Y mientras, el CEN priista no ve, ni oye, o no quiere hacerlo.
Comentarios: gerfragoso@gmail.com
Anuncios