ASESINATO DE POLICÍA, POSIBLE VENGANZA POR NO CORROMPERSE

Por Vicente Calderón

Tijuana, miércoles 1 de agosto de 2018.

 

Las autoridades investigan si el asesinato de Fermín Grajeda,  agente de la policía municipal fue una venganza de la delincuencia organizada.

Fuentes policíacas confirmaron que una de las hipótesis que manejan los detectives tiene que ver con una detención hecha meses atrás  y en la cual Grajeda y otros policías fueron presionados para que liberaran a una persona, aparentemente detenida con droga.

El oficial Grajeda se negó a liberar a la persona a pesar de las amenazas de los delincuentes que llegaron a interceder por ella y fue turnada ante el ministerio público.

Tiempo después integrantes de la corporación municipal fueron advertidos de la represalia, mediante un mensaje que dejaron escrito.

Fermín Grajeda Delgado fue asesinado el pasado domingo 29 de julio en la calle Lázaro Cárdenas de la colonia Ejido Francisco Villa

Sus compañeros encontraron el cuerpo tendido a un lado de su patrulla, la número 4630 cerca de las 10 de la noche.

Grajeda era un veterano de la policía municipal y estaba asignado a la delegación de La Presa una zona conflictiva del este de Tijuana.

Hasta este miércoles no se había detenido a ninguna persona por este crimen, el segundo que cobró la vida de un policía municipal en el mes de julio de 2018.

Marco Antonio Sotomayor, Secretario de Seguridad Pública Municipal no dio detalles de la investigación pero declaró que la corporación rendirá honores a Fermín Grajeda Delgado aunque lo harán en una ceremonia cerrada a los medios de comunicación.

Anuncios