AUTORIDADES MIGRATORIAS NORTEAMERICANAS SEPARAN A MADRES DE SUS HIJOS

En un intento por desanimar a los solicitantes de asilo dice ACLU.

 

Por Vicente Calderón

Tijuana, sábado 17 de marzo de 2018.

 

La Unión  Americana de Libertades Civiles demandó al gobierno federal por un caso en el que las autoridades estadounidenses de migración separaron a una madre de su hija de 7 años de edad al mandarla a otro centro de detención, después de que llegaran juntas a pedir asilo político.

La madre fue retenida en San Diego, California y la hija fue enviada a un centro de detención en Chicago, Illinois

"Se sentó sola y traumatizada durante cuatro meses. La madre fue liberada el 
6 de marzo y había estado esperando la re-unificación" dijo el organismo defensor 
de derechos humanos mediante un comunicado, una vez que su intervención legal logró
que la madre y su pequeña, originarias de la República Democrática de El Congo,
se reencontraran.

” Ha sido un  trance muy doloroso” dijo la Sra. cuyo nombre no fue divulgado publicamente  por cuestiones legales.

“Estoy muy agradecida de estar con mi hija otra vez. Quiero agradecer a todas las personas que nos ayudaron a mí y a mi hija”, agregó de acuerdo al boletín de ACLU.

Los reportes de que el gobierno norteamericano estaba considerando un nuevo plan para separar a los padres que cruzan la frontera de sus hijos con la intención de asustar a quienes buscan refugio en Estados Unidos surgieron desde diciembre dice ACLU.

La Unión Americana de Libertades Civiles cuestionó en tribunales la practica de la administración Trump para dividir a las familias.

 

Lee Gelernt, Subdirector del proyecto de derechos humanos de la citada organización se mostró complacido por que madre e hija están juntas de nuevo.

“Fue cruel e innecesario arrancarla de su lado. Ninguna familia debe ser obligada a pasar por esto, sin embargo muchos más están enfrentando esta traumática situación en la actualidad.

En los últimos tres años,  Tijuana ha visto un incremento considerable en la cantidad de personas, en muchos casos familias completas que están llegando para solicitar asilo político por la frontera de San Diego, California.

El fenómeno coincide con un marcado descenso en la entrada ilegal de personas por la frontera sur de Estados Unidos.

Anuncios