INSUFICIENTE TRATAMIENTO PARA ADICTOS

Foto: UNAMA/Eric Kanalstein
Una mujer afgana fuma heroína con su marido y su hijo en una cueva de Islam Qala, Herat.

Por Laura Quiñones / Noticias ONU.

Nueva York, domingo 4 de marzo de 2018.

 

 

Solo una de cada seis personas adictas a las drogas tiene acceso a tratamiento

Uno de los puntos centrales del estudio de la Junta este año y de aplicación a nivel mundial, es destacar que menos del 20% de las personas que necesitan tratamiento por drogodependencia tiene acceso a programas de ayuda, y aun cuando se dispone de estos, son a menudo de mala calidad.

“Reconocer que el tratamiento de la drogodependencia es un elemento del derecho a la salud contribuye a acabar con el estigma y la discriminación, que con demasiada frecuencia suponen un impedimento para el acceso al tratamiento”, expresó Viroj Sumyai, presidente de la JIFE.

La estigmatización de las personas que consumen drogas también afecta considerablemente sus perspectivas de integración social.

El informe resalta que la estigmatización de las personas que consumen drogas también afecta considerablemente sus perspectivas de integración social.

El estudio exhorta a los gobiernos a prestar especial atención al tratamiento, la rehabilitación y la reinserción social de poblaciones específicas que sufren este flagelo, tales como las mujeres, los marginados sociales, los migrantes y los refugiados, las minorías étnicas y los reclusos, y ofrecerles tratamientos específicos que tengan en cuenta su contexto personal.

Otras recomendaciones

  1. Los Estados deben recabar datos sobre la prevalencia de los trastornos relacionados con el consumo de drogas y la accesibilidad y utilización del tratamiento.
  2. Invertir en servicios disponibles y accesibles de tratamiento y rehabilitación basados en datos científicos.
  3. Asegurar la coordinación entre los organismos gubernamentales y los ministerios en sus actividades destinadas a reducir la oferta y la demanda de las drogas.
  4. Prestar su debida atención al tratamiento de la adicción a las drogas como parte de las demás necesidades de salud y bienestar.
  5. Proporcionar asistencia financiera y técnica a los países de ingresos bajos y medianos para mantener programas de tratamiento.
  6. Promover la investigación de las intervenciones más recientes.
  7. Los tratamientos deben ser asequibles, de calidad y voluntarios.  Nunca debe administrarse a la fuerza.

“La JIFE está convencida de que si los líderes, los encargados de formular políticas y la sociedad en general prestan especial atención a las necesidades de tratamiento de las personas, los efectos en la salud de algunos grupos de población a menudo desatendidos serán considerables”, dice el presidente de la Junta.

Publicada originalmente por ONU Noticias el 1 de marzo de 2018.

 

Anuncios