LLEGAN MÁS DESPLAZADOS A TIJUANA

Buscan asilo en Estados Unidos.

Por Vicente Calderón.

Tijuana, domingo 17 de diciembre de 2017.

 

Decenas de niños pasaron la noche a la intemperie junto con sus familias afuera del puerto de entrada de “El Chaparral” o “Ped West”.

Tienen varios días esperando llegar ante autoridades norteamericanas para pedir asilo político.

“Son alrededor de 80 personas” dijo Cesar Palencia, director de la oficina de atención al migrante de Tijuana.

Son familias precedentes de países como Honduras y Guatemala o estados mexicanos como Michoacán o Guerrero. Todos aseguran venir huyendo de la violencia que se vive en sus comunidades y de la falta de acción efectiva de sus gobiernos ante diversos grupos criminales.

Palencia ofreció ayudarles a encontrar refugio en alguno de los albergues de la ciudad, pero las familias se resisten a irse de la fila por temor a perder su lugar.

La mayoría se niegan a ser entrevistados en cámara, argumentando que temen represalias contra sus parientes que quedaron en sus comunidades, pero aceptan relatar sus motivos para huir rumbo al norte.

Una mujer que prefirió no dar su nombre, tenia tres días esperando junto con dos de sus hijos, su nuera y su nieta, de menos de un año de edad.

Relató que a uno de sus hijos lo atacaron e hirieron de tres balazos, el otro está injustamente detenido en una prisión de Michoacán y que ella era obligada a pagar cuotas a los criminales.

Otra mujer llegó de Honduras el sábado a la frontera y junto con sus hijos esperaba una oportunidad para pedir asilo. Inició su viaje desde Tegucigalpa el 25 de noviembre.

Este es uno de los cruces fronterizos de México y Estados Unidos más lejanos a la capital hondureña, pero esta mujer que no quiso identificarse explicó que le dijeron que Tijuana era menos peligrosa que otras frontera, y que aquí no le cobrarían “piso”.

Los niños de 3 y 6 años de edad junto con ella anticipaban una noche fría durante su espera en la calle.

Anuncios