MUJERES Y NIÑAS ROHINGYA QUIEREN QUE EL MUNDO CONOZCA SU SUFRIMIENTO

Foto: OCHA / Anthony Burke.

 

Por Carla García /Radio ONU.

Nueva York, miércoles 22 de noviembre de 2017.

 

 

La representante especial de la ONU para la violencia sexual en conflictos afirmó que las mujeres y niñas de la minoría rohingya quieren que el mundo conozca el sufrimiento de que han sido objeto.

Pramila Patten señaló en una conferencia de prensa en la sede de la ONU en Nueva York este miércoles, que durante su visita a Bangladesh del 5 al 13 de noviembre escuchó los relatos más espeluznantes e inimaginables de abusos contra toda la comunidad rohingya, pero destacó especialmente la violencia sexual que afrontaron las mujeres y las niñas.

Patten se reunió en Bazar Cox con los refugiados de esa minoría musulmana que salieron de Myanmar huyendo de la violencia en su contra.

La experta detalló que las formas de violencia sexual más recurrentes, según las mujeres con quienes habló, fueron violaciones masivas por múltiples soldados, desnudez y humillación pública, además de esclavitud sexual.

“Se trata de un caso claro de violencia sexual como instrumento de deshumanización y como forma de castigo”, apuntó.

Agregó que esos abusos habrían sido orquestados y cometidos por las Fuerzas Armadas de Myanmar, así como por la Guardia Fronteriza y milicias del estado birmano de Rakhine, donde se concentra la población rohingya.

Patten subrayó la urgencia de mejorar las medidas de protección y asistencia a las víctimas de violencia sexual entre los refugiados rohingya e informó que se reunió en Dakha, la capital bengalí, con representantes del gobierno de Bangladesh para evaluar opciones que garanticen el respeto a los derechos de las mujeres y niñas de ese colectivo.

Anuncios