IMPUNIDAD EN DELITOS VS LA PRENSA AFECTA A TODA LA SOCIEDAD

Por Vicente Calderón.

Tijuana, jueves 2 de noviembre de 2017.

 

En lo que va del 2017 han asesinado a 11 periodistas en diferentes estados de la república mexicana. Al menos esos son los casos condenados por Irina Bokova, directora de la UNESCO.

El año pasado asesinaron a otros 13, por lo que el asunto se mantiene grave, muy grave.

El comité para la protección de periodistas contabilizó este año 5 homicidios de profesionales de la prensa en México en donde  el móvil del asesinato tiene relación con su trabajo.

Esta organización no gubernamental con base en Nueva York, considera a México como uno de los países con el mayor número de asesinatos de periodistas en el hemisferio occidental y lo ubica en el sexto lugar en el indice de impunidad internacional por detrás de países como Somália, Siria, Irak, Sudán del Sur y Filipinas.

Este último es el único que no se encuentra en medio de una guerra o un conflicto armado, aunque su presidente libra una sangrienta batalla contra las drogas que ha generado serias acusaciones de graves violaciones a derechos humanos.

En México el 2 de noviembre celebramos el día de muertos y la atención de la prensa local y nacional se centra principalmente en los festejos relacionados con esta tradición que incluye la colocación de altares de muertos.

Por eso se pone poca atención a la designación que de este fecha realizó la ONU, como el día internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas.

Desde el 2016  Tijuanapress.com emprendió la iniciativa de dar visibilidad a la campaña que realiza la UNESCO en esta fecha combinando ambas temáticas.

Además de colocar un altar de muertos por los colegas asesinados durante la dedicatoria se hace referencia a la gravedad de la impunidad y las consecuencias que tiene más allá de la prensa y para la todos los ciudadanos.

Este es un fragmento de la traducción, ligeramente modificada, del mensaje de la UNESCO por este fecha.

La resolución 68/163 adoptada en 2013 de Naciones Unidas condena los ataques y toda violencia contra periodistas y trabajadores de medios de comunicación.

Insta a los estados miembros de la ONU, a hacer su mayor esfuerzo para prevenir la violencia contra los comunicadores y asegurar la rendición de cuentas, el castigo a los responsables de los crímenes contra la prensa y asegurarse de que las victimas tengan acceso a la apropiada reparación del daño.

Pero va más allá. Hace una llamado al estado en su sentido más amplio, a promover un ambiente de seguridad para que los periodistas hagan su trabajo de manera independiente y sin interferencias.

La resolución de ONU se enfoca en la impunidad debido a la preocupante situación que durante la década pasada, ha cobrado la vida de 930 periodistas en distintos países que tenían como función proporcionar noticias e información al público.

Tan solo en el 2016 la directora de la UNESCO condenó el asesinato de 102 profesionales de los medios y productores de información de redes sociales que hacían funciones periodísticas.

 

El año más letal ha sido el 2012 cuando tuvo que condenar 124 homicidios.
Pero estas cifras no incluyen muchos casos donde los periodistas tienen que soportar otro tipo de agresiones, incluyendo tortura psicológica o física, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, intimidaciones y acoso en condiciones de no conflicto.

Y lamentablemente en algunos lugares hay que agregar la violencia específica que llegan a enfrentar las mujeres periodistas y que incluye ataques sexuales.

Menos de uno en cada 10 crímenes cometidos contra los trabajadores de los medios ha sido castigado apropiadamente durante la última década. Esta impunidad empodera a los criminales y al mismo tiempo envía un escalofriante mensaje a la sociedad y a los periodistas.

La impunidad alimenta mayor impunidad y genera un circulo vicioso de consecuencias para toda la ciudadanía.
La sociedad en su conjunto padece la impunidad. Las noticias que son censuradas son precisamente las que el publico necesita conocer para poder tomar mejores decisiones en lo político, en lo económico y /o en lo social.

El acceso la información confiable y de calidad es base de la democracia, el buen gobierno y de instituciones eficientes.

Este día en que la tradición mexicana nos acerca a nuestros difuntos estamos aquí para recordar que la fecha también marca el día internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas.

La intención es enfatizar que no son solo los medios de comunicación y sus profesionales a quienes debe interesarles este tema.

Por ejemplo es necesario que todos los que trabajan en el sistema de justicia reconozcan la importancia de combatir la impunidad en general y la que afecta a la prensa.

Aquellos que dicen trabajar a favor de la participación social y el derecho ciudadano de expresarse libremente acerca de la corrupción y la violencia domestica también deben interesarse por este tema.

En el caso de Baja California en el 2017 se suma a la lista de periodistas asesinados el caso de Luciano Rivera, reportero de Playas de Rosarito ultimado en julio pasado.

El móvil del homicidio no ha sido determinado por de manera definitiva por las autoridades.

Aunque hay dos personas detenidas en relación al crimen al menos cuatro permanecen prófugas.

Anuncios