DEPORTACIÓN Y SUICIDIO

se-suicido-despues-de-que-lo-deportaron

Para muchos la repatriación es traumática.

Por Vicente Calderón

Tijuana, mares 21 de febrero de 2017.

Un hombre que acababa de ser deportado de Estados Unidos se suicidó esta mañana en Tijuana.

“Una persona que se aventó del puente del Chaparral” dijo Carlos Gopar el jefe de bomberos de esta ciudad fronteriza.

“El chaparral” es la aduana internacional por donde llegan la mayoría de los repatriados a México.

El hombre que extraoficialmente fue identificado como Guadalupe Olivas Valencia quedó bajo el puente que conecta la garita de entrada con el centro de la ciudad.

“Por el tipo de traumatismo que sufrió se encontraba en paro cardiorrespiratorio” agregó el jefe de bomberos.

Junto al cuerpo inerte quedó  la bolsa de plástico donde aparentemente  el gobierno norteamericano le entregó sus pertenencias antes de expulsarlo.

Los paramédicos lo  trasladaron al  Hospital General pero ahí lo declararon muerto.

“Sobrevivió a la caída sin embargo nos reportaron que falleció” dijo Melba Olvera, la presidenta de la  Comisión estatal de derechos humanos de Baja California.

No han informado donde vivió en Estados Unidos. Solo que tenía 46 años y era originario de Sinaloa

La presidenta de la comisión, Melba Olvera dice es un caso preocupante a la luz de las nuevas políticas del presidente Donald Trump y su discurso antiinmigrante.

“Es una gran preocupación por la construcción de un muro pero mas allá del muro con concreto por el muro de discriminación que se esta construyendo en la sociedad” agrega.

Los motivos reales del fallecimiento de este hombre tendrán que ser determinados por las autoridades.

Pero la defensora de derechos humanos considera que la hipótesis de que fue la deportación motivó su suicidio es válida.
En México muchos deportados terminan en la indigencia y la drogadicción y temen que  el problema se agrave con el presidente Trump.

El año pasado tan solo por Baja California deportaron a 62 mil personas, según datos del Instituto Nacional de Migración de México.

Aquí en Tijuana, hay programas que les ayudan a regresar a sus comunidades de origen aunque muchos se quedan a vivir en la frontera para estar cerca de las familias que dejaron del otro lado.

Yolanda Varona quien se convirtió en activista pro inmigrante despues de que la deportaron dice que el impacto psicológico es enorme.

A pesar de que sigue sufriendo por estar separada de su familia en una ciudad a la que nunca quiso llegar  ahora ayuda a otras mujeres en su misma situación.

Varona ha declaradoa Tijuanapress.com en el pasado reciente,  que en el grupo que integra  con otras madres deportadas hay varias que han contemplado suicidarse.

Hay esfuerzos gubernamentales que intentan incorporar a los repatriados  al mercado laboral  de la región pero son muy pocos los beneficiados.

Son las organizaciones comunitarias quienes más les apoyan a superar el trauma de la separación familiar y a adaptarse a una  nueva vida en un país que muchos consideran ajeno.

Anuncios