CRIMEN FAMILIAR

CRIMEN FAMILIAR

Familia; Valor del hampa.

 

 

 

Por  Vicente Calderón.

Tijuana, viernes 19 de febrero de 2016.

 

Cuando la policía estatal detuvo a tres personas con un millonario cargamento
de cocaína en Tijuana algo más llamó su atención.

 

“Bueno, dos de ellos son hermanos” dijo Oziel García de la  Policía Estatal Preventiva en diciembre pasado.

El tercero era solo un primo, pero igual era  pariente de los otros sospechosos.

“Ya es la familia completa quien se dedica incluyendo niños a esa actividad” dice Víctor Clark, Director del Centro Binacional de Derechos Humanos.

 

La aparición de varios integrantes o familias enteras dedicadas al narcotráfico parece cada vez más común.

“Participa la mujer, los hijos, los niños incluso, el jefe de la familia” agrega.
Para el antropólogo Clark, la crisis económica es uno de muchos factores.
“La posibilidad por lo menos de dejar atrás la condición de pobreza para obtener un nivel quizá más decoroso de vida”

Luis Manuel Toscano Rodríguez era según la policía, jefe de célula del cartel Arellano Félix.

Meses después de que lo asesinaran, las autoridades detuvieron a sus hermanos.

Informaron que heredaron el control de actividades delictivas y los presentaron con armas y drogas.
No tardaron mucho en salir y en enero, Roberto Carlos Toscano sobrevivió aun atentado.

hermanos del mono  Banner-PREPA-265x265
“Para nosotros es mas fácil investigar a dos personas que ya sabemos tienen esa relación que tratar de identificar a una.” Miguel

Ángel Guerrero  de la  Procuraduría de Justicia de Baja California

Los detectives conocen varios casos así.

 

“Familias como la familia Uriarte, como la familia Toscano en este caso de el Mono, como los famosos cuates que ya fueron detenidos de la colonia Obrera, como la familia de los Arzate que llevan una cierta cadena de participación en los mismos” añade Guerrero Castro.

hermanos cerda pacheco  hermanos arzate
Claro que hay narcotraficantes que tienen parientes decentes y ajenos a sus delitos, pero muchos ven esta actividad criminal como un trabajo normal que incluso ejercen de generación en generación.

 

 

Anuncios