EL SECUESTRO DE HOY

tjpresslogo

Comentario editorial.

 

Por Vicente Calderón.

Tijuana, miércoles 17 de febrero de 2016.
El secuestro perpetrado este miércoles por la mañana es un indicio más de cómo se han ido agravando las cosas en materia de inseguridad en esta frontera.

Una mujer de 21 años fue privada de su libertad alrededor de las 8 de la mañana.

La víctima circulaba en un vehículo sedan color gris cuando fue interceptada por los criminales en la colonia Tomás Aquino en la delegación Mesa de Otay.

De manera violenta la sacaron de su auto y la subieron al de los secuestradores, dejando abandonado el vehículo de la joven.

Las autoridades se mantienen herméticas ante lo que sería el primer secuestro del año.

Solo fue posible saber que se trata de una estudiante de criminalística que realizaba servicio social profesional en la penitenciaría del estado y que tiene familiares que son comerciantes.

En la década pasada los secuestros se incrementaron tanto en Tijuana que varias familias tuvieron que huir de la ciudad.

En 2008, ya cuando los plagiaros habían cobrado millonarios rescates y matado a muchas de sus víctimas, las autoridades lograron resultados que hicieron disminuir este delito de manera significativa, pero no han podido erradicarlo.

La corrupción de los cuerpos policíacos fue un factor que volvió más grave el problema.

Banner-PREPA-265x265

Muchas veces los plagios ocurren entre personas vinculadas al crimen organizado, particularmente al tráfico de drogas y las autoridades han mostrado reticencia a intervenir por considerar  que son problemas entre delincuentes.

Pero en Baja California hay evidencia que cuando los secuestradores operan impunemente no es extraño que pasen a privar de la libertad a gente sin relación con la delincuencia organizada e incluso a comerciantes modestos y profesionistas, en su intento por obtener dinero fácil.

Las autoridades de todos los niveles insisten en que la criminalidad ha disminuido.

Pero los homicidios aumentaron desde el año anterior y ayer pasaron de 100 en lo que va del 2016.

Además los criminales que parecían haber optado por actuar con mayor discreción para evadir a la autoridad han vuelto a delinquir en las llamadas zonas “blindadas”, en sitios públicos y a todas horas.

Esto el año pasado dejó varias victimas inocentes, entre ellas varios niños.

Por eso el secuestro de hoy, independientemente del origen, es una señal de alerta y preocupación.

Anuncios