EN ESPAÑA PIDEN CASTIGO PARA TORTURADORES DE LA PEP

Adrian Vazquez Amnisitia I

Aseguran que el encarcelado es inocente.

Crédito foto:  Amnistía Internacional

Por Vicente Calderón

Tijuana, sábado 2 de mayo de 2015.

Casi 2000 firmas ha recolectado en España la campaña de Amnistía Internacional para liberar a un hombre preso en Tecate y enjuiciar a los agentes de la Policía Estatal Preventiva de Baja California  que presuntamente lo torturaron y le «sembraron» evidencia para incriminarlo.

Las firmas que se recaben se enviarán a la Procuradora General de la República, Arely Gómez con un texto que incluye lo siguiente:

«Le pido que se desista de los cargos en contra de Adrián Vázquez y sea liberado inmediatamente. También, le pido que continúen sus investigaciones sobre este terrible caso, llevando a todos los responsables ante la justicia respetando el debido proceso y que garanticen que esto no vuelva a suceder».

La sección española de Amnistía Internacional ha logrado incluso más apoyo que la campaña que se realiza en la versión México de la página electrónica de la misma organización defensora de los derechos humanos.

En el micrositio mexicano 370 personas han respaldado la solicitud a favor de Vázquez Lagunes y del combate contra la tortura en nuestro país.

Así describe «Amnesty International» el caso de Adrián Vásquez y la subsecuente demanda que recientemente fue admitida por las autoridad estatal para enjuiciar por tortura a los tres agentes de la PEP.

«El 26 de septiembre de 2012 Adrián Vasquez Lagunes conducía su auto en Tijuana cuando fue detenido por la policía estatal. Durante la detención lo amenazaron, golpearon y semiasfixiaron durante 12 horas causándole perforaciones en los pulmones y en la vejiga.

Adrián fue presentado a los medios de comunicación e identificado falsamente como un conocido narcotraficante. Lo mostraron con drogas y armas que fueron colocadas por la policía.

En las declaraciones ante el ministerio público los agentes dijeron que le habían detenido por conducir a velocidad excesiva un vehículo robado y que se había identificado espontáneamente como narcotraficante. Su abogada demostró posteriormente que no iba en un vehículo robado y que había sido identificado incorrectamente como narcotraficante.

A cualquier persona le puede suceder: el temor a ser víctima de tortura es generalizado. Esto tiene que parar, firma la petición y exige un alto a la tortura y la impunidad», concluyó diciendo la organización.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: