ABRIL, EL MÁS MORTAL DEL AÑO

IMG-20150429-WA0002(1)

Hasta ahora.

 

Por Vicente Calderón

Tijuana, jueves 30 de abril de 2015.

Unas horas antes de que terminara abril las autoridades ya habían confirmado que 53 personas habían sido asesinadas en el cuarto mes del año.

El reportero y el detective expresaron su deseo de que ahí quedaran las cosas en el mes más mortal de lo que va del 2015.

Un deseo más que una expectativa.

Pero el investigador sacó sus estadísticas y dijo que si bien eran más que en el mismo periodo del 2014 (37 según la cifra oficial) resultaron menos que hace dos años porque en el 2013 se registraron 64 asesinatos.

Las estadísticas son solo una referencia de la seguridad o inseguridad que uno puede sentir en la frontera.

El día del niño no había habido reportes de que a alguien se le acabara la vida violentamente por la acción voluntaria de otra persona.

En el 2015 el recuento marca 154 homicidios dolosos.

La explicación de la autoridad no cambia mucho. La gran mayoría ( más del 80% han dicho antes) son por problemas entre vendedores de drogas.

Hasta las 7 de la noche del 30 de abril no habían reportado más homicidios.
Al momento de la entrevista el asesinato de un hombre en la colonia Hidalgo un día antes era el último crimen  de abril.
Algunas versiones dijeron que se trataba de un exmilitar pero las primeras investigaciones no encontraron antecedentes ni en el sistema nacional de seguridad ni en «Plataforma México» de que el difunto hubiera pertenecido a las fuerzas armadas.

El detective reconoció que la información era preliminar. Todo puede cambiar.

El repunte de la violencia en esta frontera se debe -según una de las hipótesis de áreas de inteligencia de las corporaciones estatales -a que hay una división entre las bandas que operan localmente y que obedecían al cártel de Sinaloa.

Unos se alinearon con el grupo que antes dirigió Ignacio, Nacho Coronel y que a su muerte comanda uno de sus hijos.

Por eso la referencia de las narcomantas halladas a principios del mes en Tijuana que hablaban del Cartel Jalisco Nueva Generación.

Todo producto de los reacomodos tras la detención, hace mas de un año de Joaquín, el Chapo Guzmán y el control que mantuvo posteriormente Ismael el Mayo Zambada.

En Tijuana son los mismos grupos pero con diferentes «lealtades».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: