DETIENEN A SECUESTRADORES PERO NO LOS SECUESTROS

foto-logo-de-tjpress

A pesar de las capturas y pagos matan a sus víctimas.

 

Por Vicente Calderón

Tijuana, 1 de enero de 2015.

La Procuraduría de justicia de Baja California ha revelado más información de una peligrosa banda que secuestró a deportados, migrantes, comerciantes de Tijuana y Rosarito y hasta de San Diego, California.

Se trata del grupo que presuntamente comandaba «El Javi» quien se debate entre la vida y la muerte después de que un policía municipal le disparara por la espalda asestándole un balazo en el cuello.

El primer día del año nuevo las autoridades revelaron que detuvieron a una mujer de 18 años de edad a quien acusan de cobrar el dinero que pedían como rescate por sus victimas a las que finalmente mataban.

Es Kendy Athays Hinojosa Ayala

«Ella era amante del de nombre José Javier Valencia, alias «El Javi», quien el pasado 24 de noviembre fuera lesionado por un agente de la Policía Municipal en la colonia La Esperanza» dice un comunicado de la Procuraduría estatal.

Aunque los municipales no sabían a quien habían detenido, cuando el asunto pasó a la Procuraduría de justicia estatal, descubrieron que eran los sujetos que  secuestraron  4 días antes a un comerciante de Rosarito.

El cómplice de Javier Valencia, les dijo dónde lo tenían y lo liberaron capturando a dos sospechoso más.

Las autoridades dieron a conocer en noviembre que el grupo tenía un largo historial y que la banda se recomponía a pesar de las detenciones de sus integrantes. Habían señalado a «El Javi» como el líder.

Y la gavilla siguió secuestrando y asesinando.

En el boletín emitido este jueves 1 de enero, la dependencia estatal publicó que semanas después de la detención de «El Javi» Kendy Athays, originaria de Mexicali, participó en el secuestro de dos comerciantes, residentes de Estados Unidos.

Ella fue el señuelo para atraerlos.

«Eran sus conocidos, a quienes con engaños los llevó a una casa de seguridad con la intención de consumir alcohol y tener relaciones sexuales» consigna el comunicado de la PGJE.

Los plagiaron el 12 de diciembre. Le cobraron el rescate a la familia pero los mataron. Sus cadáveres fueron encontrados 5 días después en el fraccionamiento García de Tijuana.

En el mismo comunicado la Procuraduría informó que la banda había matado a un hombre que fue deportado a México después de vivir 30 años en Lennox, California.

Le prometieron pasarlo ilegalmente a Estados Unidos por un túnel.

En cambio los plagiarios le pidieron a los familiares de Juan Manuel Cantero Zamora 8 mil dólares como rescate. Pero también  lo asesinaron.

El cuerpo sin vida de él y de Miguel Ángel Aguiñaga Nájera fueron hallados en el boulevard 2000 el 12 de octubre.
Los criminales ordenaban a los parientes de sus victimas que enviaran el dinero del rescate por Western Union. Conseguían varias personas para que recibieran el dinero.
Las autoridades dieron así con la joven mujer que ya fue internada en la penitenciaría.
Se presume que hay más cómplices de la banda.

EL 22 de diciembre las mismas autoridades de la Procuraduría informaron de la detención de otro presunto miembro que participó en el secuestro del comerciantes de Playas de Rosarito que fue liberado el 24 de noviembre.

Fue identificado con el alias de «El Pitufo» y su nombre es Fernando Heredia.
«Cabe destacar que con la detención de José Fernando Heredia Lara, y sus cómplices Jesús Alberto Osuna Palomares, Juan Ignacio Téllez Espinoza, Francisco Pérez Benítez, y José Javier Valencia Gutiérrez, quienes se encuentran relacionados con diversos secuestros de migrantes y comerciantes en esta ciudad, queda desarticulado este grupo criminal» decía el boletín de esa fecha.

Pero la misma autoridad había reconocido que más de una docena de arrestos habían sido insuficientes para acabar con la banda.

Parece que hablaron muy pronto.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: