SOLDADOS SERÁN POLICÍAS EN MENOS TIEMPO

Estarán tres meses menos en la academia de policíaca.

 

Por Daniel Ángel y Vicente Calderón

Tijuana, martes 6 de mayo de 2014.

 

Nuevamente las autoridades policíacas recurren a las fuerzas armadas para atender las

deficiencias en seguridad pública.

Los militares recién egresados de su entrenamiento castrense podrán incorporarse a las

fuerzas policíacas con un periodo de entrenamiento tres meses menor a lo que se exige a

un civil.

«Creo que lo principal que pueden aportar son los valores que se les enseñaron en la institución», consideró Gabriel García Rincón, Comandante de la II zona militar, sobre  la llegada de los recién graduados a las fuerzas policíacas»

Las autoridades civiles plantearon esta alternativa, como una forma de solucionar el gran déficit de policías que enfrenta la ciudad, complicado por los estrictos requisitos de capacitación que establecen las recientes reformas legales.

La Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), pretende que estos jóvenes tengan una estancia menor en la academia policíaca a cargo del estado. El periodo en el centro de capacitación de Tecate es de seis meses.

Alejandro Lares Valladares, secretario de seguridad publica en la ciudad, justificó esto por el adiestramiento de tres meses que los interesados ya tuvieron en los cuarteles de las fuerzas armadas.

Recientemente concluyeron su entrenamiento 106 jóvenes que se inscribieron en el servicio militar.

«Había 45 elementos que eran voluntarios para participar en labores de seguridad pública y ya lo demás corresponde a que se les hagan los exámenes que les tocan, aparte de la capacidad que tengan las diferentes dependencias para aceptarlos», comentó García Rincón.

De acuerdo al mando militar, ésta es la primera ocasión que se forma una compañía para que los jóvenes de 18 años de edad liberaran su cartilla luego de habitar en las instalaciones castrenses, con miras a incorporarse a las policías.

Durante ese periodo recibieron alimento, vestido, servicios médicos y un pago de 130 pesos semanales.

Cuando en enero de este año las fuerzas armadas lanzaron su convocatoria informaron que las enseñanzas incluían instrucción de orden cerrado, legislación militar, conocimiento y medidas de seguridad con el armamento, ética militar y civismo, derechos humanos y Plan DN-III.

En el pasado reciente, distintos niveles de gobierno nombraron militares en retiro en puestos de seguridad pública.

Durante la presidencia de Ernesto Zedillo estuvieron en la Procuraduría general de la república en un inteto por combatir la ineficiencia y corrupción que ha caracterizado desde hace tiempo a la fiscalía de la nación.

En Baja California, el gobierno del estado y algunos Ayuntamientos nombraron jefes policiacos en varias corporaciones.

En algunos casos esas administraciones lograron avances importantes en el combate a la inseguridad pública, y el narcotráfico.

Pero también se incrementaron las quejas de abusos de autoridad y tortura contra dichas dependencias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: