ADAGIO PARA DAMNIFICADOS

Por Vicente Calderón
Tijuana, 4 de mayo de 2010

La desgracia por la que pasan los residentes de laderas de
Monterrey que perdieron sus casas por un deslizamiento
de tierra, ha provocado la reacción de otros ciudadanos
de Tijuana, que se han visto en situaciones similares.

Algunos han señalado la respuesta del gobierno
que rápidamente se movilizó para atender a estos
damnificados, entre los que se encuentra el exgobernador
panista, Alejandro González Alcocer quien es actualmente
senador de la república.

Funcionarios, que van desde el presidente municipal de
Tijuana, hasta el secretario general de gobierno del
estado han llegado personalmente a ver lo ocurrido
en este fraccionamiento donde hay casas de más de
medio millón de dólares que hoy quedaron destruidas
o inservibles.

Por eso algunos habitantes de otros fraccionamientos
que también han visto como la vivienda por la que
pagaron, lo que para ellos era una fortuna, se ha vuelto
inhabitable por problemas del terreno o lo que ven
como fallas de los fraccionadores.

En Laderas del Monterrey, un desarrollo inmobiliario
nada modesto, aún no se determina, al menos
oficialmente, cual es la causa del daño ni quien es
el responsable.

Pero algunos de nuestros lectores no han comunicado
su inconformidad, porque cuando ellos buscaron la
respuesta de la ciudadanía, se toparon con la indiferencia
de las autoridades.

Uno de ellos nos envió una dirección de Internet
en la cual, desde hace casi dos años, vienen denunciando
irregularidades de los constructores.

Esperan que ahora las autoridades les hagan caso
y les ayuden a lograr algo de justicia.

A pesar de que entre los afectados, hay quien
piensa que la respuesta actual de las autoridades
pone de manifiesto que en este país no todos
son tratados de la misma manera.

Uno de los video que subieron a la página de
Youtube, fue mezclado con el adagio de Samuel
Barber que en muchas ocasiones ha sido utilizado para
musicalizar experiencias verdaderamente trágicas.
Y es que así se sienten algunos de ellos.

Si quiere escucharlo y ver el daño en casas menos
lujosas, y de gente que se considera de \»clase
trabajadora\», aquí le dejamos las direcciones.

Lo ocurrido a los habitantes de Laderas de Monterrey
es una tragedia. En Cañadas del Florido saben como
se sienten. Cuando menos en parte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: