PUDIERON SALVAR A RENATO: JAVIER PIÑA

Por Daniel Ángel/Leonardo Ortiz

Tijuana, B.C., 15 de marzo 2010, T.P.- A cinco días de recuperar su libertad, Javier Piña atendió a reporteros para hablar de su libertad, el tiempo que estuvo preso y sobre el incidente ocurrido aquel 19 de de julio del 2009 que lo mantuvo en el penal de la mesa por casi ocho meses.

De aquella madrugada, Javier Piña explicó que cuando salió de su casa su padre estaba tirado y varios jovenes más lo estaban golpeando y él trató de ayudarlo.

«Lo primero que hice fue agarrar piedras y tratar de asustarlos, lo conseguí, en un momento dejaron de golpear a mi padre pero después se me avalanzaron a mi (sic); al principio fueron golpes, después esas personas me golpearon en la cabeza, gracias a dios no quedé inconsciente», dijo.

Y continuó: «me incorporé, voltie (sic) para ver quién me había golpeado por la espalda y ya venía esta persona, la persona que falleció, ya venía a atacarme con la navaja; gracias a dios pude forcejear con él (inaudible), en el forcejeo lamentablemente pues, quedó herida esta persona».

Entrevistadas cuando el caso de Javier Piña seguía en proceso, la madre y la hermana de Renato señalaron que su pariente murió de dos heridas puzocortantes; Piña sostiene que desconoce esto.

«Yo no sé de donde sacaron dos heridas, yo de lo único que me percaté cuando les comenté que perdió el equilibrio, se fue hacia atrás, se agarró el abdomen y cayó; cuando estabamos forcejeando me seguían golpeando sus hermanos, yo me estaba tratando de cubrir, yo no supe realmente», dijo.

Aseguró que la unidad de la cruz roja «llegó 12, 15 minutos; no podían subir, estaban en la calle de abajo, la calle principal de camino verde; de haber llegado antes pudieron haber hecho más para salvar la vida de esta persona».

Detalló que la tardanza, le dijeron los paramédicos, fue porque no podían acceder hasta que llegara la policía muncipal; esto por motivos de seguridad.

Señaló que por el momento desconoce si la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) apelará la decisión; anteriormente la PGJE dijo que tenía que estudiar el caso a fondo.

Del tiempo que estuvo privado de su libertad dijo que fue una experiencia tremenda, y que en un principio creyó que no recuperaría su libertad, sobre todo cuando se le acusaba de homicidio en riña; su defensa alegaba defensa propia.

Después de esto, dijo, está más fuerte, con ganas de vivir y disfrutar de su familia. También agradeció a todos los que lo apoyaron.

Aunque él y su padre señalaron que ya no viven en el lugar del incidente, Javier Piña admitió tener miedo de represalias por parte de la gente cercana a Renato.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: