PASO LA TORMENTA, QUEDAN LOS PROBLEMAS

Por Vicente Calderón
Tijuana, 25 de enero de 2010

Las autoridades anuncian que se están preparando para la próxima tormenta que según el pronóstico meteorológico llegará el martes, aunque lo más fuerte se espera para el miércoles.

Sin embargo los estragos ocasionados por las tormentas de la semana pasada no han pasado.

Un ejemplo es la familia de la Sra. Nicolasa Calvillo que pasó 5 días en el albergue del Auditorio municipal y ahora esperan que les hagan un pie de casa, como «nos prometio Jorge Ramos», dice la mujer.

Cuando la lluvia empezó a arreciar el lúnes para Doña Nicolasa iniciaron las problemas. Su humilde vivienda en la Colonia Villaurrutia empezó a hacer agua, cuando se dañó el techo. Pero para el miércoles, los ventarrones acabaron con lo que quedaba para protegerles de las inclemencias del clima.

Entonces decidió irse a casa de su hija. Pero ahí pasó lo mismo y ese día decidieron ir al albergue.

«Antes de que pasara una desgracia», dijo.

Dice que ya le avisaron que las trasladarían al albergue de la Sanchez Taboada.

Ella dice estar muy agradecida con la ayuda que han recibido, pero por lo pronto dice que no puede trabajar porque está recien operada.

«De todo corazón y con pena y todo yo le pido por favor al Sr. Jorge Ramos pues que me apoye, que me ayude, porque yo soy madre soltera» dijo la Sra. Calvillo Cañada.

«Entonces yo no puedo pagar para levantar mi casa»

Como ella hay muchas personas en la ciudad, que se fueron con familiares a esperar que pasara la tormenta. Los que llegaron aquí al auditorio son lo que no tenían a donde más acudir.

Las autoridades dicen que el albergue permanecerá abierto. Para la noche del domingo quedaban 34 personas, 17 adultos y 17 niños informaron los responsables del lugar. Pero aquí llegaron a tener 134 personas dice el delegado de La Mesa.

«Todas las delegaciones vienen, ven a su gente las lleva a sus casa, las revisan y ven en que condiciones quedaron» asegura
el funcionario que sabe que muchas familias prefieren regresar porque temen que les puedan robar sus cosas al estar solas sus viviendas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: