LA MAFIA PONE PRECIO A JEFE POLICIACO

leyzaola2fotoJulián Leyzaola, el jefe de la policía de Tijuana ha sido amenazado de muerte en muchas ocasiones.
Pero ahora, usando la frecuencia policiaca, los criminales le han puesto precio a su cabeza. Al menos desde el domingo 5 de julio, alguien que intervino el sistema de comunicación de la corporación ofreció un millón de dólares a quien asesine al secretario de seguridad pública.

Las mismas amenazas y una consigna para que los policías en general \»no le hagan al héroe, porque Leyzaola se va en un año y ustedes se quedan\» se volvieron escuchar casi una hora después de que un oficial fuera asesinado en el sector La Gloria de la delegación San Antonio de los Buenos.

En ese lugar los delincuentes dejaron una cartulina sobre la patrulla del oficial asesinado. En ella escribieron una amenaza advirtiendo que si Leyzaola no renuncia matarían a varios policías cada semana hasta que se fuera.

Poco después otro agente también de la policía comercial fue atacado en el otro extremo de la ciudad, frente a la tienda Smart and final donde estaba asignado. El oficial sobrevivió al atentado con heridas en la cabeza y una pierna.

Las autoridades no han confirmado que ambos crímenes hayan sido perpetrados por las mismas personas.

En el municipio vecino de Playas de Rosarito ocurrió otro ataque a una policía, cuando sus compañeros acudieron a auxiliarla dos agentes fueron sorprendidos y uno de ellos murió tras enfrentarse con los agresores.

Tampoco se ha determinado que este crimen tenga relación directa con los eventos de Tijuana.

El secretario de seguridad pública no pudo ser contactado para esta nota. Pero tras el ofrecimiento por la frecuencia policiaca a los oficiales otra voz respondió a los delincuentes.

Los retó a verse las caras y les dijo que los esperaba en la vía rápida. Tijuanapress no pudo comprobar que fuera Leyzaola quien hacía les contestaba a los criminales.

Pero ellos le dijeron que lo hacía porque tenía muchos agentes como escoltas.

Pero la voz les ofreció un enfrentamiento \»de hombre a hombre\».

Hasta ahí se pudo escuchar la conversación entre oficiales y criminales en la frecuencia policiaca.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: